free porn download
free milf porn
free gay black porn
free porn clips
free young porn
free porn pictures
free porn pics
free porn cams
free homemade porn
watch free porn

Homosexualidad en casados

 

                                                                                                                                                      HOMOSEXUALIDAD EN CASADOS

Las personas nacidas antes de 1970 crecieron en un ambiente donde la homosexualidad era considerada una enfermedad y los jóvenes crecían con la idea de que caer en semejante ‘perversión’ era una vergüenza y un deshonor para su familia; por tal motivo, la mayor parte de los homosexuales nacidos en dicha época ocultaron cuidadosamente su condición y decidieron optar por el matrimonio como un intento desesperado de luchar contra su propia esencia.

 

Los jóvenes homosexuales hasta la década de los noventas acudían a todo tipo de mecanismos para volverse “normales”, algunos se volvían mujeriegos empedernidos, otros se casaban prematuramente, otros tomaban la carrera religiosa como una defensa contra su condición y muchos otros se dejaban llevar por la desesperación y caían en depresiones marcadas, muchas veces acompañadas por intentos de suicidio. La ignorancia acerca de la condición homosexual hacía que estas personas pensaran que el ser homosexual era una especie de enfermedad de la cual podían curarse si ponían toda su fuerza de voluntad. El temor y la certeza de ser rechazados por sus familias y círculo social, hizo que los homosexuales de esa época decidieran, en su mayor parte ocultar su condición y optar por el matrimonio, donde veían la posibilidad de “curarse” u olvidarse de sus tendencias homosexuales.

 

Por lo tanto muchas de estas personas, hombres y mujeres, llevaron una vida doble durante muchos años, y aunque hay muchos que jamás tendrán la fuerza para asumir su condición , en los últimos años he encontrado una cantidad importante de personas que , al pasar por la crisis de los 40, han decidido, dejarse de mentir a si mismos, divorciarse de sus parejas y comenzar a vivir una vida en sintonía con su ser integral homosexual.Para estos hombres y mujeres, casados y con hijos, la toma de esta decisión ha sido producto de largos años de sufrimiento y de autoconfrontación. Al llegar a los cuarenta años , edad en la que todos nos preguntamos qué nos hace falta por hacer en la vida y comenzamos por primera vez a saber quién somos y para donde vamos , deciden , valientemente, exorcisar sus fantasmas y trascenderlos conectando sus emociones a su vida y a su cotidianidad.

 

No todos los homosexuales casados se han permitido tener relaciones paralelas homosexuales durante su matrimonio. Muchos de ellos han sido totalmente fieles al vínculo heterosexual establecido y han conseguido reprimir la actuación de su condición homosexual. El problema es que con el pasar del tiempo, la tendencia natural tiende a expresarse y cada día puede quedarles más difícil continuar en una relación heterosexual siendo su naturaleza homosexual. Recordemos que la pulsión sexual es imposible de reprimir o sublimar o disfrazar o transformar. Tarde o temprano se expresará.

 

Lo primero que todos deben saber es que ser homosexual no es una decisión del individuo. La preferencia sexual se conforma en la estructura de la personalidad antes del séptimo año de vida, secundariamente a la correcta elaboración del complejo de Edipo, a tener una figura de identificación adecuada y a vivencias primarias que alteran a nivel profundo la elección de pareja en la vida adulta. Desde Freud hasta la actualidad, la teoría psicoanalítica ha demostrado que la tendencia sexual es secundaria a las relaciones sanas instauradas con las figuras parentales, y que , es por esto, que las relaciones de los padres entre ellos como modelo de pareja, y las relaciones del niño con cada uno de sus padres es fundamental para la estructuración de la personalidad en los primeros años de vida.

 

Muchos estamentos cuestionan la conveniencia para los hijos de vivir esta realidad de sus padres. Yo, personalmente, considero que si los jóvenes entienden la historia de vida y son capaces de objetivar sus experiencias, también van a ser capaces de acceder al entendimiento, la tolerancia, la no marginalización de las llamadas minorías y van a poder amar a sus padres por encima de tabúes sociales y religiosos.

 

 

Al fin de cuentas, el ser un buen o un mal ser humano, y el ser un buen o un mal padre, va mucho más allá de la preferencia sexual de un individuo. Está basado en la capacidad de luchar por la felicidad, en la capacidad de amar y en la capacidad de vivir de una manera constructiva para el mundo.