free porn
free homemade porn
free hardcore porn
free internet porn
free gay porn
free porn videos
free incest porn
free ebony porn
free hd porn
free porn download

Depresion postparto en hombres

                                                                                                                                                 DEPRESION POSPARTO EN HOMBRES

INCIDENCIA: Los estudios de las últimas dos décadas han demostrado que la incidencia de depresión posparto en hombres es del 8 al 20%, cifras similares a las encontradas en mujeres.

 

CAUSAS: El hombre, en la llamada transición hacia la paternidad debe asumir la necesidad de redefinir su identidad de hombre y esposo hacia padre. En el proceso de adaptación a este nuevo rol se despiertan múltiples temores de los cuales hablaremos a continuación.

 

 

Siente amenazado el vínculo con su pareja por la llegada del hijo lo cual causa una sensación de ambivalencia, por un lado la felicidad de la llegada del bebé y por otro la inevitable sensación de desplazamiento y abandono; dicha sensación de desplazamiento se hace palpable aún durante el embarazo porque el mundo comienza a girar alrededor del bebé y de la madre embarazada y así, la figura de padre como tal, queda relegada a un segundo plano más como proveedor de un espacio seguro donde la mamá y el bebé se mantengan protegidos. Esta sensación de abandono puede reactivar en el hombre abandonos previos relacionados con su vivencia con sus padres o con la llegada de nuevoshermanos en su infancia.

 

 

Con el nacimiento del bebé, el hombre puede sentir que tanto su esposa como el círculo familiar y social centran toda su atención y cuidado en el bebé. La madre se une más con el hijo por la lactancia y mientras tanto el padre debe seguir laborando y apoyando afectiva y económicamente a la madre y al hijo en el poco tiempo que le queda después del trabajo. Por todo lo anterior el hombre se va a sentir sobre-exigido a todo nivel y va a sentir una brecha inmensa entre sus expectativas de felicidad con la llegada de su hijo y la compleja realidad de la situación. Al mismo tiempo siente que sus habilidades reales para cuidar al bebé, para lo cual no ha sido educado, son bastante difusas. Teme no cumplir con lo que su esposa, la familia y la sociedad esperan de él para asegurar el bienestar económico y emocional del bebé.

 

 

Desde el embarazo el hombre pierde la posibilidad de tener un espacio propio, un tiempo propio y, sobre todo, una compañera, cómplice y amante exclusiva. Se pierde a si mismo y pierde a su mujer. Con la llegada del bebé las necesidades individuales de los padres quedan olvidadas. El tiempo para el estudio, para la lectura, las actividades recreativas como salir a caminar o a bailar, los deportes, la vida social y hasta la vida sexual desaparece. Ahora solo existe un bebé al que hay que cuidar y una madre angustiada que, en general, comete el error de criticar o ser demasiado aprehensiva y criticona hacia los intentos de cuidado del bebé del nuevo padre, logrando que este se sienta inseguro y rechazado.

 

 

Otros factores de riesgo que se han encontrado asociados con la presencia de depresión posparto en hombres son: la presencia de antecedentes depresivos familiares o personales, la presencia de depresión en la pareja, una baja autoestima, las preocupaciones económicas, el desempleo o el exceso de responsabilidad laboral, la ausencia de un núcleo familiar y social de apoyo adecuado y conflictos en la relación de pareja.

 

 

Los SINTOMAS que presentan los hombres, así como la forma de expresarlos o más bien de no expresarlos, pueden ser diferentes a los típicos síntomas de depresión presentados por las mujeres ( irritabilidad, tristeza, llanto fácil, fatiga, alteraciones en el patrón de sueño y alimentación, alteraciones en la concentración, sentimientos de culpa e inutilidad, falta de motivación, disminución del deseo sexual y síntomas psicosomáticos como migrañas y palpitaciones); por este motivo se han realizado cuestionarios específicos para diagnóstico de depresión posparto en hombres, que comprenden algunos puntos como si ha aumentado el consumo de alcohol ,si ha cambiado su comportamiento, si ha tenido problemas o peleas con jefes o compañeros de trabajo, si ha presentado accidentes, si ha tenido tendencia a coquetear con otras mujeres o a la infidelidad, etc. Muchos hombres aún a pesar de presentar alteraciones en muchas de las variables

 

confrontadas seguían asegurando que todo era perfecto. Muchos hombres tienen una extrema dificultad en verbalizar y reconocer sus sentimientos de angustia o de depresión, casi siempre relacionada con haber tenido figuras paternas que no se comunicaban adecuadamente con ellos y que podían ser sobre exigentes y muy severas. La duración de la depresión posparto puede variar entre 15 días y un año dependiendo de la rapidez del diagnóstico y la intervención adecuada.

 

 

CÓMO PREVENIR LA DEPRESIÓN POSPARTO EN HOMBRES

 

Debemos entender que el proceso de adaptación al nuevo rol de padre es largo. Toma aproximadamente un año y su éxito depende de lo adecuado de la comunicación y relación de pareja, donde los dos deben aprender a ir fortaleciendo el vínculo con el bebé y sobretodo a mantener y sostener la relación de pareja que es lo que va a dar el ambiente armónico y sano, adecuado para el correcto desarrollo del bebé. Es importante que la pareja se dé la oportunidad de hablar largamente de las dificultades, angustias y temores que representa la llegada de un hijo, no solo de la felicidad que esto representa. Es importante crear espacios donde tanto los padres como las madres puedan expresar todos los sentimientos negativos y los miedos sin ser criticados ni censurados. Los padres deben ser constantemente valorados y tomados en cuenta en todos y cada uno de sus esfuerzos por ayudar. El refuerzo positivo permanente, el darle espacios para que juegue con el niño, para que le lea, le cante o simplemente lo acaricie es un punto básico en la conformación de la relación padre-hijo.

 

No olvidemos que es en la fortaleza de la pareja, donde se encuentra el éxito del ser padres. Es muy importante que los padres conserven espacios propios, individuales y de pareja, aún ante el nacimiento del bebé. La posibilidad de que cada uno de ellos y los dos, saquen tiempo para sus actividades de esparcimiento y deporte, para la vida social, para la sexualidad y para el amor es parte del ser, realmente, buenos padres.

 

 

Las recomendaciones generales serían:

 

 

-fortalecer la relación de pareja durante el embarazo y en el posparto temprano

 

-reconocer y validar la presencia del padre como pareja apoyadora.

 

-reconocer y validar espacios del papá con su bebe en las actividades de cuidado y en las demostraciones afectivas por medio de la lectura, el hablar, el jugar, el besar, el cantar, el acompañar.

 

-ser conscientes de la necesidad de mantener espacios propios y comunes de esparcimiento a nivel individual y de pareja

 

-brindar un espacio para que los hombres hablen libremente de sus temores, de sus angustias, de sus dificultades y miedos frente a la nueva responsabilidad.

 

-mantener actividades de pareja como las salidas a cine, a comer y, obviamente, una sexualidad adecuada y gratificante. El dejar al bebé en una compañía adecuada, que puede ser la abuelita, una tía o una buena nana no es indicativo de que son malos padres. Todo lo contrario, todas las actividades que realicen para mantener el amor, la atracción y una buena relación a nivel de pareja es el mejor regalo para la estabilidad emocional de su bebé.

 

-fortalecer redes de apoyo a nivel familiar y social.

 

 

TRATAMIENTO

 

Cuando se evidencien cambios en el comportamiento del padre, irritabilidad, insomnio, tristeza, intolerancia, síntomas psicosomáticos, alejamiento de la pareja, refugio exagerado en los amigos, aumento en la ingesta de licor, agresividad o aislamiento, debe consultarse INMEDIATAMENTE a un especialista. Una buena psicoterapia de apoyo puede brindar el espacio adecuado para la contención y resolución de los conflictos por los que está pasando el nuevo padre. El uso de antidepresivos solamente puede ser considerado por el profesional en salud mental una vez haya diagnosticado la gravedad de la depresión y el tratamiento idoneo a seguir. Casi siempre, solamente con la psicoterapia, se logran cambios importantes en la disminución de los temores y las ansiedades, así como una correcta adaptación al nuevo estado de SER PADRE.