free online porn
free porn clips
free homemade porn
porn free
free porn sites
free animal porn
free por
free porn pictures
free porn cams
free porn tube

Quererse a si mismo

                                                                                                                 QUERERSE A SI MISMO ( etiquetados todos)

 

 

“Eres la única oportunidad que tiene el mundo
de contar con alguien como tú..”
Sai Baba.

La autoestima es la capacidad de querernos a nosotros mismos de tal manera que nuestro contacto con otras personas y con el mundo sea constructivo para nuestra felicidad y para la felicidad de las personas que nos rodean.

“Uno de los peores sentimientos que puedes abrigar con respecto a tu persona es la falta de confianza. Cuentas contigo y con nadie más para ser y hacer cada minuto de tu vida. Posees todo lo que hace falta para hacer frente a cualquier contingencia, a todo reto que se te plantee. El ser humano no es un desabastecido, nace con todas las potencialidades y la vida consiste precisamente en desarrollarlas al máximo”. 

“El hombre suele estar marcado desde muy pequeño con huellas que serán indelebles durante toda su historia, pero, a partir de cierta etapa de su evolución, debe haber aquilatado una dosis básica de autonomía que lo capacite para evaluar los desaciertos de su educación y de sus circunstancias, y buscar el remedio que le permita ser más libre. Hay que conquistar los miedos que someten a cada uno de nosotros, el miedo a la crítica, al rechazo, al disgusto y al abandono de los otros. Si buscas contentar a los demás en todo momento, a expensas de tu propia tranquilidad y felicidad, serás un perfecto esclavo, habrás sometido al arbitrio de los otros nada menos que tu identidad”.

“La confianza en ti mismo no es algo que dependa de la herencia; depende del carácter, y este se forja, se cambia, se corrige, se conquista. Depende del trabajo que estés dispuesto a hacer sobre ti, por costoso que pueda parecerte. Nadie va a venir a darte esa confianza, nadie. Son tus trabajos, es tu batalla, son tus armas y a ti te corresponde elegir la estrategia y la hora de la lucha. Si te quedas sentado esperando que llegue el tiempo más propicio, perderás todo. No habrá en el futuro un tiempo mejor que este.” 

El inseguro se queda siempre en el intento, por eso no resuelve su inseguridad. La única forma de resolverla es haciendo, probando, ensayando, equivocándose, rectificando e intentando de nuevo.

Hay personas que piensan que tienen una adecuada autoestima porque son fuertes y capaces en algunos aspectos de su vida como en la parte laboral o académica. Pero la valoración de autoestima debe contener todos los aspectos significativos de nuestra vida, y no solo algunos de ellos. La actitud que tenemos frente a nosotros mismos, cómo nos apoyamos o nos juzgamos, cómo nos premiamos o castigamos, y como nos relacionamos con nuestros seres queridos, hijos, pareja, amigos, compañeros de trabajo, jefes, subalternos y en general con todas las personas con las que interactuamos cada día, es lo que nos puede decir cuál es la fuerza o la debilidad de nuestro carácter.

Algunos de los ejemplo de seres con autoestima alterada con aquellos que permiten que los otros pasen por encima de sus propios intereses y dignidad; que toleran con resignación, o sin ella, el maltrato verbal, psicológico o físico. El ejemplo más frecuente es la persona que permanece en una relación de pareja que no le brinda reconocimiento, ternura ni tranquilidad. Otro ejemplo frecuente pueden ser personas sometidas a la familia, que sacrifican el derecho a la autonomía y a la libertad por estar tratando de satisfacer las expectativas con las que los cargan. También es evidente el sometimiento y el maltrato a nivel de las fábricas, de las empresas, de los trabajos. Algunos seres humanos están dedicados a explotar a otros para cada vez hacerse más ricos. Por lo tanto, no veo que existan medidas para brindarles a los trabajadores una vida digna de ser vivida. Son una especie de bestias de carga a las que hay que sacarles todo el provecho posible aunque se enfermen, aunque se agoten, aunque se depriman. Y nadie hace nada. Todos tan tranquilos. 

Otras personas con la autoestima alterada son aquellas que se constituyen en salvadores de su familia, o de su madre enferma o de su esposo alcohólico. Pasan su vida tratando de salvar a sus seres queridos de cualquier problema que se presente. Son codependientes que evitan afrontar su propia vida y sus inseguridades adoptando posiciones sobreprotectoras con otros y dándole a su vida un sentido de sacrificio que, a nivel profundo, no beneficia a nadie y actúa debilitando al “salvador” y a su protegido.


ACTITUDES DE PREPOTENCIA Y DE SOBERBIA

Detrás de todo prepotente hay un inseguro. La persona con una autoestima adecuada es capaz de reconocer sus propios valores y los valores de los demás. Este tipo de inseguros enmascarados, son personas que miran a los otros por encima del hombro, que se consideran superiores, infalibles y mejores que las personas que los rodean. En general se trata de personas exitosas a nivel económico, laboral o social, pero que evidencian en su contacto afectivo una gran torpeza manifestada por actitudes descalificadoras y devaluadoras hacia sus seres queridos y subalternos. 

Tienden a relacionarse con personas sumisas a nivel afectivo, ya que necesitan reforzar permanentemente su autoestima frágil, por medio del sometimiento a los demás, las actitudes despectivas, la crítica o el desamor. Son maltratantes a diferentes escalas (devaluadores, infieles, alcohólicos) pero siempre presentan una actitud dictatorial soberbia y manipuladora que hace sentir a la gente que los rodea culpables e ineptos.

Una persona que realmente posee una autoestima fuerte y consistente se reconoce por no ser victima ni victimario. Son personas que no necesitan pasar por encima de los demás para sentirse mejores, sino que reconocen ampliamente sus valores y fortalezas brindándoles apoyo y valoración permanente. Del mismo modo, al confiar en si mismos, no permiten ser utilizados o maltratados por nadie.

TEMOR A LA SOLEDAD

La mayor parte de los seres humanos le tienen pánico a la soledad. Le temen tanto porque no se sienten cómodos a solas consigo mismos. No saben qué hacer, se aburren, se desesperan. Como no tienen una vida propia diferente a sus relaciones bien sea de pareja, familia, sociales o de trabajo, sienten que si se quedan solos se pierden y se quedan sin un piso donde pisar fuerte. Por eso es tan importante encontrarnos. Buscar lo que somos, más allá de nuestra pareja o de nuestros hijos, o de nuestros hermanos o de nuestros padres. 

El ser humano es un ser social, pero también es un ser individual. No podemos permitir que el miedo a la soledad esclavice o limite. Pero la única forma es venciéndolo. 

Curiosamente una de las formas que yo recomiendo para no tenerle miedo a la soledad de perder a alguien es rodearse de muchas personas. Las redes sociales de apoyo, la familia, los amigos, los confidentes, los grupos de arte, de danza, de ayuda comunitaria, de labor social. Las cajas de compensación, los grupos comunales, las parroquias, los grupos de oración. Al tener muchos espacios donde nos sintamos bien y acompañados, cuando así lo queramos, vamos a poder estar más fácilmente solos.

Es bueno tener uno o muchos sitios con personas buenas y afectuosas, con los que podamos contar en los momentos dolorosos de la vida. El contacto sano y amoroso con los seres humanos nos da calor y abrigo. Lo que no podemos es depender de eso. Ni tampoco cifrar toda nuestra energía emocional en una sola persona que en cualquier momento puede fallarnos, porque si o porque no o porque está agotada o porque se muere. 

Vivir solos en el mundo puede hacerse. Hay personas con rasgos de personalidad específicos que no necesitan de los otros seres humanos para nada. No les hace falta el afecto, ni necesitan contar sus cosas a nadie. Sin embargo, la mayor parte de nosotros si necesitamos de los afectos, de los abrazos, de las palabras.