free hot porn
free celebrity porn
free black porn
free live porn
free porn
free porn site
free lesbian porn
free hardcore porn
free milf porn
free bbw porn

Antonin Artaud

ANTONIN ARTAUD .

Entre la genialidad y el delirio.

El dadaísmo fue un movimiento nihilista e iconoclasta que surgió en 1916 en Zurich, Nueva York y Berlin , como respuesta al asesinato de la razón que significó el absurdo de la primera guerra mundial. Cuestionaba el sistema de pensamiento positivista e industrial que había llevado al desastre y proponía una ruptura con todos los paradigmas de pensamiento , para lograr así liberar el inconsciente freudiano por medio del azar, de la escritura automática, de la reconceptualizacion de la estética y de la creación artística.

Buscaba sorprender al publico, provocarlo, sacarlo de su zona de confort, salirse de la representación romántica burguesa o de los cánones establecidos, para así forzar un apertura en los esquemas anquilosados de pensamiento regidos hasta entonces por la lógica aristotélica y por la estética griega. Un espectáculo dadaista estaba cargado de provocación, violencia e incongruencia, como una forma de sorprender al publico y romper su linea lógica de pensamiento. Se podría decir que el dadaísmo fue precursor del post estructuralismo y del post modernismo, al intentar deconstruir la experiencia y el concepto.

Uno de los artistas mas reconocidos del movimiento, Marcel Duchamp, utilizó objetos comunes re-conceptualizándolos como obras de arte - por ejemplo la rueda de una bicicleta o un orinal al que le puso como título Fuente - a los cuales llamó “Ready Made” , logrando así la ruptura con las categorías estéticas imperantes y provocando en el espectador desconcierto , rechazo y apertura a nuevos esquemas conceptuales.

Por la misma época surge en Francia el movimiento surrealista liderado por André Breton. Este movimiento vanguardista volvió su mirada hacia todo aquello que había sido hasta entonces desdeñado : el inconsciente, el azar, la contradicción,la incertidumbre, la locura, el pensamiento primitivo, el mundo onírico, todo aquello que carecía de reglas, de lógica o de belleza. Como representantes surrealistas están Dali, Miro, Buñuel,Eduard, Tzara, Magritte, Giacometti, Man Ray, Picasso, Klee y Ernst, entre otros.

Otro movimiento similar en cuanto a reivindicación de lo absurdo es la Patafisica de Albert Jarry ( hay que anotar que el primer teatro de Artaud se llamaba Albert Jarry), donde la regla es la excepción de la excepción, lo extraordinario que justifica la normalidad de la anormalidad. Un universo donde lo anormal es lo común. Es la ciencia de las soluciones imaginarias . Jacques Prevert, Humberto Eco, Joan Miro y Boris Vian formaron parte del primer colegio de patafisicos. El Principito, los cronopios y las famas, y las instrucciones de Cortazar, podrían ser también patafisicas por excelencia. “Nada es lo que es y menos lo que parece” es el lema de un patafisico.

En esta época donde la locura y la diferencia eran aceptadas y celebradas, aparece un genio : Antonin Artaud. Un hombre desgarrado desde su infancia, fisicamente por una neurosifilis que le ocasionaba dolores terribles que solo podía calmar con el láudano y emocionalmente porque como primogénito vio morir a sus 7 hermanos durante sus primeros años de vida. Se dice que fue testigo de la muerte de su hermana por un golpe dado por su nodriza que reventó sus intestinos. Podría haber sido desde ese momento que el niño genio comienza a estructurar su concepción delirante de acorporeidad, de un cuerpo sin órganos, de seres mutilados, de caos de putrefacción, de muerte, de heces y de abortos; de un teatro que busca “la fecalidad, la caca del ser”, un regreso al primitivismo atávico que libere la esencia humana cercenada por la alienación. Delirio que se concretaría de una forma pavorosa en forma del cáncer colorectal que lo llevaría a la muerte.

En la mente sensible de un genio las experiencias traumáticas en los primeros años constituyen una válvula hacia la creación artística, pero también hacia la experimentación y hacia la locura. Locura que en estos casos produce movimientos telúricos que cambian el mundo.

En los años que paso con los indigenas Tarahumaras en Mexico, Artaud se aproximo aún más a esa expansión de la conciencia facilitada por el peyote y por los rituales. Su genialidad , su sensibilidad exacerbada por el dolor y su mente delirante no limitada por la razón, permitieron que se contactara con las fuerzas de la naturaleza prehispánica. En ese sentido posiblemente sea también uno de los precursores de la psicoterapia transpersonal , de la teoría de Grotowsky, de la antipsiquiatria y de la liberación del delirio con fines curativos.

La obra de Artaud, aún sus poemas, son difíciles de entender, al romper con el texto y con el sentido “emplea un lenguaje no constituido, informe, aun ligado a las fuerzas libidinales en estado puro, al cuerpo y a sus signos no cauterizados por la razón, esquizo, informe, como una masa verbal no codificada, como una subversión completa de los códigos del lenguaje y de la razón “ (Fernandez Gonzalo, 2011). Renuncia a escribir poesía porque su obra literaria deviene en teatro. Considera el lenguaje “una porqueria” y lo trasciende hasta llegar al pre -lenguaje y al pre-concepto. En lenguaje Deleuziano diríamos que es capaz de acceder al libro máquina que genera pensamiento y que es capaz de salir de libro espejo que solo muestra realidades convencionales.

En su TEATRO DE LA CRUELDAD, buscaba, por medio de música, de sonidos, de luces, de escenas angustiantes , provocar en el espectador una respuesta emocional genuina y visceral, que traspasara el concepto del teatro como catarsis, divertimento o como representación de la conflictiva de la sociedad burguesa.

Desarrolló el concepto del actor hierofantico que buscaba la expresión profunda del desgarro, por medio de la representación teatral como un acto sagrado, místico y de ritual , que conectaba al actor y a los espectadores en la búsqueda del espíritu. “El teatro de la crueldad no tiene nada que ver, al menos en Artaud, con una violencia directamente física impuesta al actor o al espectador” ( Pavis ,2008).. es un teatro de producción deseante, no de carencia, no de catarsis, no de espejo, no de reparación. Un teatro antiedipico, decía Deleuze, en contravía con el teatro clásico castrado por las convenciones del Padre, del Edipo y del super yo. Es un teatro del ello, sin limites y sin convenciones, sin unidad. “El teatro Artesiano no representa, sino que presenta todos los devenires del hombre, las rupturas y fricciones del ser” ( Deleuze 2005), es un teatro “que desarticula todas las estrategias de semiotizacion y mecanización del discurso” (Fernandez Gonzalo 2011).

Como era común en el surrealismo, La ética de la crueldad de Artaud toma elementos de pensadores del pasado. En el caso de Artaud se remite a Platon ( el devenir que posteriormente fuera desarrollado por Deleuze) , al teatro griego arcaico y a Nietzsche. El superhombre nietzschano dionisiaco es aquel capaz de trascender el desgarro de la vida humana sin dejar de ser puro en el sentido más espiritual y místico del concepto . El hombre arcaico, mágico, ritualista, autentico, sin mascaras, sin reglas sociales o morales. El hombre guiado por su inconsciente salvaje y divino, “apasionado y convulsivo” como decía Dubatti.

No hay evidencia mas significativa, pavorosa y magnifica, del dolor que causa la esquizofrenia que las cartas de Artaud: “Siento muerto mi núcleo y sufro. No logro pensar. Comprenda esta eterna y duradera nada. Espantosamente vegeto. No puedo avanzar ni retroceder.Estoy fijo, localizado alrededor de un punto que es siempre el mismo.Mi pensamiento ya no se desarrolla en el espacio ni en el tiempo.No soy nada. Carezco de mi mismo.Ni por el lado afectivo, ni por el intelectual, o puramente imaginario tengo nada,estoy sin ninguna especie de reserva, sin ninguna especie de posibilidad”. (A.Artaud, 1927 ). “No hay en toda la historia de la literatura un análisis mas detallado e incansable de las microestructuras del dolor mental” (S.Sontang 1976).

Deleuze propone frente a la esquizofrenia-enfermedad de Foucault, una esquizofrenia-proceso , destinada a modelar las fuerzas constitutivas de la personalidad mediante variaciones y lineas de fuga. “la ausencia de continuidad, la ausencia de extension, la ausencia de persistencia en mis pensamientos, es una de las características principales de mi estado,se que no iré muy lejos y que la fisura, el corte y la detención nunca dejaran de producirse”. Son precisamente las complicaciones para canalizar hacia la actividad creativa ese inconsciente desbordado lo que causa angustia en Artaud. Deleuze decía que el heroísmo en Artaud consistía en enfrentarse a ese vacío en el pensamiento, a ese pensamiento sin imagen,a ese cuerpo sin órganos, y validar la ausencia, el vacío, la falta de imagen, de órgano o de representación.

Antonin Artaud siempre nos remitirá al genio, al loco, al esquizofrénico, al visionario, al místico, al adicto, al dios creador . Gracias a él, los psiquiatras y los psicólogos hemos tenido acceso a la descripción pavorosa de los síntomas y los estragos de la enfermedad, pero sobre todo, y por encima de todo, la humanidad ha tenido la experiencia de uno de esos seres mitológicos,capaces de cambiar el curso del pensamiento, de transformar realidades, de influenciar un nuevo mundo que valida la incertidumbre, la locura, el absurdo,la contradicción, la diversidad, la diferencia.... para resumir.. que valida la libertad.

Junto a mí el Dios Perro

Por Antonin Artaud (Traducción: Miguel Frontán)

Junto a mí, el dios-perro, y su lengua atravesando como una flecha la costra del doble cráneo abovedado de la tierra que lo escuece.

He aquí el triángulo de agua caminando con su paso de chinche, pero que bajo la chinche ardiente se da vuelta como un cuchillo.

Bajo los senos de la tierra odiosa la perra-dios se ha retirado, senos de tierra y de agua helada que hacen pudrir su lengua hueca.

He aquí la virgen-del-martillo, para moler los sótanos de tierra cuyo horrible nivel el cráneo del perro estelar siente subir.

Noche

Por Antonin Artaud Oeuvres complètes (tome I)

Los mostradores del cinc pasan por las cloacas, la lluvia vuelve a ascender hasta la luna; en la avenida una ventana nos revela una mujer desnuda.

En los odres de las sábanas hinchadas en los que respira la noche entera el poeta siente que sus cabellos crecen y se multiplican.

El rostro obtuso de los techos contempla los cuerpos extendidos. Entre el suelo y los pavimentos la vida es una pitanza profunda.

Poeta, lo que te preocupa nada tiene que ver con la luna; la lluvia es fresca, el vientre está bien.

Mira como se llenan los vasos en los mostradores de la tierra la vida está vacía, la cabeza está lejos.

En alguna parte un poeta piensa. No tenemos necesidad de la luna, la cabeza es grande, el mundo está atestado.

En cada aposento el mundo tiembla, la vida engendra algo que asciende hacia los techos.

Un mazo de cartas flota en el aire alrededor de los vasos; humo de vinos, humo de vasos y de las pipas de la tarde.

En el ángulo oblicuo de los techos de todos los aposentos que tiemblan se acumulan los humos marinos de los sueños mal construidos.

Porque aquí se cuestiona la Vida y el vientre del pensamiento; las botellas chocan los cráneos de la asamblea áerea.

El Verbo brota del sueño como una flor o como un vaso lleno de formas y de humos.

El vaso y el vientre chocan: la vida es clara en los cráneos vitrificados.

El areópago ardiente de los poetas se congrega alrededor del tapete verde, el vacío gira.

La vida pasa por el pensamiento del poeta melenudo.

Texto Surrealista

Por Antonin Artaud Publicado en "La Révolution Surréaliste", Nº 2 (1925)

El mundo fisíco todavía está allí. Es el parapeto del yo el que mira y sobre el cual ha quedado un pez color ocre rojizo, un pez hecho de aire seco, de una coagulación de agua que refluye. Pero algo sucedió de golpe. Nació una aborrecencia quebradiza, con reflejos de frentes, gastados, y algo como un ombligo perfecto, pero vago y que tenía color de sangre aguada y por delante era una granada que derramaba también sangre mezclada con agua, que derramaba sangre cuyas líneas colgaban; y en esas líneas, círculos de senos trazados en la sangre del cerebro. Pero el aire era como un vacío aspirante en el cual ese busto de mujer venía en el temblor general, en las sacudidas de ese mundo vítreo, que giraba en añicos de frentes, y sacudía su vegetación de columnas, sus nidadas de huevos, sus nudos en espiras, sus montañas mentales, sus frontones estupefactos. Y, en los frontones de las columnas, soles habían quedado aprisionados al azar, soles sostenidos por chorros de aire como si fueran huevos, y mi frente separaba esas columnas, y el aire en copos y los espejos de soles y las espiras nacientes, hacia la línea preciosa de los seno, y el hueco del ombligo, y el vientre que faltaba. Pero todas las columnas pierden sus huevos, y en la ruptura de la línea de las columnas nacen huevos en ovarios, huevos en sexos invertidos. La montaña está muerta, el aire esta eternamente muerto. En esta ruptura decisiva de un mundo, todos los ruidos están aprisionados en el hielo; y el esfuerzo de mi frente se ha congelado. Pero bajo el hielo un ruido espantoso atravesado por capullos de fuego rodea el silencio del vientre desnudo y privado de hielo, y ascienden soles dados vuelta y que se miran, lunas negras, fuegos terrestres, trombas de leche. La fría agitación de las columnas divide en dos mi espíritu, y yo toco el sexo mío, el sexo de lo bajo de mi alma, que surge como un triángulo en llamas.

"Me cago en el espiritu"

Despues del romanticismo, del simbolismo del dadaismo, del surrealismo,

del letrismo, y del marxismo, es decir de cien "escuelas" de subversión politica, filosofica o

literaria, existe una plabara, una cosa que permaneció en pie, un valor que no se ha movido, que a pesar de todo conservó su antigua preeminencia, se trata de la palabra y la cosa del espiritu, el valor ligado al espiritu, el valor de la cosa espiritu, como si bastara enunciar, hacer brotar en la esquina de una página la palabra magnetica

espiritu para que todo estuviera dicho Como si se hubiera convenido de hecho y como en principio y en

esencia que el espiritu es el termino innato, el valor tipo, la palabra cumbre a partir de la cual el viejo automatismo atávico de la bestia

llamada hombre pudiera dejar de vacilar.