free porn tube
free porn vids
free amateur porn
porn free
free internet porn
free porn downloads
free ebony porn
free porn movie
free milf porn
free porn sites

Como ser una buena madre

 

                                                                                                                               CÓMO SER UNA BUENA MADRE?

"El ser humano se estructura en la mirada de la madre". Lacan.

Yo no soy madre. Ya no lo fui. Tal vez por eso soy tan hábil para regañar y dar consejos a mis pacientes. Porque es más fácil predicar que practicar. Y definitivamente mi designio es la prevención.

Sé que es muy difícil lograr ser una buena madre. Todas las mujeres estamos marcadas por la forma como nuestra propia madre nos amó y por la proyección que ella hizo en nosotras de sus conflictos con la madre de ella y con lo femenino. La posibilidad de dar amor sano, también está circunscrita por la manera como nuestro padre nos amó, y por la forma como nuestro compañero nos apoya y nos demuestra su afecto. Una mujer triste, frustrada o angustiada, difícilmente se encuentra en las condiciones emocionales idóneas para poder dar a sus hijos el afecto, la tolerancia y la felicidad necesarios.

De todas maneras, e independientemente de las circunstancias que a cada mujer le haya tocado vivir, es fundamental que sepan que lo único que tienen que dar a sus hijos es felicidad y paz. No importa el orden o el desorden, no importan demasiado las calificaciones, no importa si son gorditos o flaquitos, no importa si son los primeros o los quintos, no importa si son morados o amarillos. Haga feliz a su hijo, déle tranquilidad. Usted no vino al mundo a formar un clon mejorado de si misma. Su misión en el universo no es hacer de su hijo un prodigio de orden y un genio en el estudio. Esa NO es su misión como mamá.

Su deber tampoco es sobreproteger a su hijo. No es salvarlo del viento, del frío, de la lluvia, de los animales, de las alergias, de las caídas, de las embarradas, de los paseos con los amigos, de los fines de semana acampando, de las fiestas, de las pijamazas, de los viajes, de los campamentos de verano, de los errores y de los dolores. No trajo a un hijo al mundo para tenerlo encerrado en una burbuja solo para que usted esté tranquila. Su deber es dejarlo vivir.

No le transmita sus temores, sus angustias, sus miedos hipocondriacos, su aprehensión con el mundo. Usted debe darle una sensación consistente del mundo para que el o ella puedan caminar confiados y felices por el universo. Si usted los llena de temores le aseguro, que los está condenando a ser ansiosos, angustiados y a perderse de gran parte de la felicidad que da el vivir en este mundo. Si usted es muy angustiada por favor vaya a terapia, pero no cargue a sus hijos con sus temores.

Debe tener claro que lo único que usted puede hacer para lograr que su hijo tenga una personalidad adecuada y sea feliz es darle tranquilidad, amor y mucho mucho mucho mucho reconocimiento positivo. Fíjese más en sus cualidades que en sus defectos. No lo critique constantemente. No lo compare. No lo haga responsable de su felicidad o de su frustración. No lo utilice de dama de compañía. No espere que sea su aliado contra su esposo si tiene problemas con él. Sea respetuosa de su forma de pensar, de su forma de vestir, de su forma de actuar. Acepte y quiera a sus amigos.

Entienda sus gustos. Hágalo sentir que está orgullosa de él. Pídale perdón por sus errores y sea afectuosa con él. Eso es todo. Si acompaña los consejos anteriores de una disciplina coherente y negociable, le certifico, le aseguro, que va a poder estar tranquila de haber hecho las cosas bien.

Yo aconsejo a mis pacientes que, todas las noches, antes de acostarse, se pregunten a si mismas qué hicieron para ser más felices ellas y qué hicieron para hacer más felices a su pareja y a sus hijos. Ahora, si nos ponemos trascendentales, todos deberíamos hacernos la misma pregunta todos los días. Qué hice hoy para que mi secretaria, la portera, mi pareja, mis hijos, y yo misma seamos felices? Dije cosas bonitas? Felicité a la gente que trabajó bien? Fui afectuosa, amable y considerada? Fui respetuosa con los conceptos de los demás? y... concretamente con los hijos... pregúntese cada día si los está haciendo felices.

Me imagino que usted sabe que la felicidad no tiene nada que ver con el dinero. No tiene nada que ver con la calidad del colegio donde los tiene. No tiene nada que ver con los juegos, los viajes y la ropa. Nada. La felicidad depende de la tranquilidad que podamos tener en la vida y del amor que nos den. De la posibilidad de sabernos amados y aceptados por nuestros seres queridos. Entonces...... trata usted de ser feliz y hacer felices a sus hijos cada día?